junio 04, 2013

Un culo facil


6:30 de la tarde, me dirijo a clases presuroso, no quiero que me agarre el aguacero y menos caminando por aquel lugar tan solitario... él camina hacía mi y como veo que es un poco más bajo que yo no cruzo de acero. Me sonrié y me dice hola.

Como todos los lunes, día en que tengo restricción vehicular, al salir del trabajo me dirigí a la universidad, el camino es un poco solitario pues a esa hora ya casi de todas las oficinas que quedan de camino los empleados han salido.
 
Estaba a punto de llover y no quería mojarme, así que casi corría para llevar antes de que callera el aguacero. En una de las calles más solitarias del trayecto un chico moreno, delgado y de cierta belleza me saluda. Me dice hola.
 
Me devuelvo dispuesto a no perder el tiempo y si es posible obtener alguna mamada en un lugar oscuro.  Extiendo mi mano para saludarlo y él pasa su dedo índice por la palma de mi mano antes de estrecharla (seña segura de que quiere sexo conmigo), pero su acento me pareció misterioso, extrangero quizá o del norte del país. Me contó que vivía cerca de ahí y que estaba solo, que podíamos ir a su apartamento y hacr muchas cosas. Algo dentro de mi me puso en estado de alerta, aquello era muy fácil, demasiado fácil. Un culo así de sencillo no era una buena señal.
 
Él insistió en saber a que hora salía de clases, a que hora entraba, si estaba disponible en ese momento para ir a su apartamento.  Me dió miedo, mucho miedo. A pesar de ser más pequeño que yo y de ver que podría fácilmente someterlo en caso de ser necesario, alguna vibración extraña emitió el tipo aquel y no me arriesgué.
 
Será que me pongo viejo o que recuerdo a una amiga que me dice que que cuando alguien emite vibraciones tan fuertes y uno las siente como negativas es mejor decir aquí corrió que aquí murió.
 
Un culo fácil no es garantía de sexo seguro, por el contrario.

mayo 31, 2013

El periodista y yo

Soñé que tenía una aventura romantica (sexual seamos claros) con un reconocido periodista televisivo, el señor se dejó esta semana la barba y ese detalle es el que lo hace verse especialmente interesante.
 
Lo que me llamó la atención del sueño es que ambos, él y yo, sabíamos que estabamos siendo infieles a nuestras respectivas parejas y aún así continuabamos en nuestra muy buena faena.
 
Recuerdo claramente cómo tocaba unas nalgas duras como piedras y su piel parecía de caramelo recien preparado.  Nos abrzabamos fuerte y nos besabamos con desesperación, su respiración sobre mi cuerpo delataba su urgencia y mi necesidad de sentirlo por todo mi ser.
 
Desperté muy exitado y con ganas de verlo... encendí la tv, busqué las noticias de la mañana y ahí estaba él... radiante.
 
Se que fue un sueño, pero hasta el momento mueve tooooooooooooooodas las hormonas de mi cuerpecito cuando escucho su voz.

mayo 29, 2013

Angelito (para un final)

Recordé esto despues de leer "Sal del Closet Parte I, Gusto en conocerte" de Valiente solo en palabras.
 
Cada noche desde que empezamos a ser novios hablabamos un rato.  Si nos habíamos visto, para contarnos que habíamos llegado bien a casa de cada cual. Si no nos habíamos visto, entonces para contarnos los pormenores de día o para hacer planes para el dia siguiente.
 
Antes de terminar la llamada él me decía:
 
"Que sueñe con los angelitos, que diosito me lo acompañe"
 
Era para mí como una muestra de cariño.
 
Cierto día terminamos la conversación y no me dijo nada. Lo llamé para recordarle que le había hecho falta algo.  Y me gritó que él no tenía la responsabilidad de decirme esas idioteces todas las noches.
 
Me partió el corazón en un gesto de esos que indican que algo está terminando...