julio 02, 2014

¿Qué pasa cuando llegas a 10?

Toda la vida he escuchado mencionar que ante una situación estresante y conflictiva debo contar hasta 10, pero ¿qué sucede cuando llegas a 10?
 
Que además debo perdonar 77 veces 7, que debo dar la otra mejilla, que una invitación debe rechazarse 3 veces y a la cuarta se debe aceptar dicen los chinos.
 
Pero tanto contar y tanta enumeración será posible hoy en día, ahora que en un cerrar de ojos puedes comunicarte con gente al otro lado del mundo.  Ahora que la gente no saca la cara de su celular y que la vida no corre sino vuela, es que acaso "tenemos" tiempo para algo más que no sea nosotros?
 
Dejando de lado las dudas existenciales, el internet, la necesidad de la gente de conocer todo lo que los demás publican en FB y de publicar cada pequeña cosa que hacen, a lo que iba cuando empecé a construir este post era qué sucede cuando se llega a los 10 años de relación.
 
Y es que uno se mantiene junto a alguien por los intereses mutuos, por los gustos compartidos por los ratos que se han vivido, por los malos ratos, por el amor que se tiene.  Pero en este país en el que aún no puedes adoptar un niño si eres gay, tampoco casarte y mucho menos sacar un préstamo para vivienda en conjunto con tu pareja, entonces que futuro vislumbra una pareja gay en la sociedad costarricense.
 
No han sido malos años, se ha pasado de todo, vacas gordas y vacas flacas, se ha paseado, sexado (no tanto como yo quisiera), nos hemos superado, hemos estado en las buenas y en las malas, nos hemos cambiado de casa, hemos pasado malas noches y otras muy buenas, hemos estado recluidos una semana en la casa, hecho labores duras y trabajos sencillos, hemos sentido celos y a pesar de todo no hemos peleado a muerte.
 
Yo me pregunto ¿ahora qué? ¿para dónde vamos?
 

mayo 07, 2014

Los sueños, sueños son?????

San José, medianoche, un calor de mierda que no deja lugar a dudas que el verano no quiere irse.
 
Dormido, junto a mi novio, sueño que me deja.
 
No me habla más, en el sueño obviamente, le preguntó que le pasa y me dice que ahora está disfrutando la vida más que antes y un chico se le acerca para besarlo.
 
Yo me levanto del lugar en que estábamos sentados, que extrañamente es un patio de la escuela en la que cursé primaria, y camino semidesnudo hacia un jardín.
 
El calor de mierda no desaparece, aquí durante el día en la oficina la gente se queja y yo pienso en mi sueño.
 
Este sueño ha estado dando vueltas por mi cama recientemente.
 
Mi novio hace algunos días me preguntó que si estábamos bien a lo que yo respondí que sí, yo sí, no sé si la pregunta era más bien para él mismo.

junio 04, 2013

Un culo facil


6:30 de la tarde, me dirijo a clases presuroso, no quiero que me agarre el aguacero y menos caminando por aquel lugar tan solitario... él camina hacía mi y como veo que es un poco más bajo que yo no cruzo de acero. Me sonrié y me dice hola.

Como todos los lunes, día en que tengo restricción vehicular, al salir del trabajo me dirigí a la universidad, el camino es un poco solitario pues a esa hora ya casi de todas las oficinas que quedan de camino los empleados han salido.
 
Estaba a punto de llover y no quería mojarme, así que casi corría para llevar antes de que callera el aguacero. En una de las calles más solitarias del trayecto un chico moreno, delgado y de cierta belleza me saluda. Me dice hola.
 
Me devuelvo dispuesto a no perder el tiempo y si es posible obtener alguna mamada en un lugar oscuro.  Extiendo mi mano para saludarlo y él pasa su dedo índice por la palma de mi mano antes de estrecharla (seña segura de que quiere sexo conmigo), pero su acento me pareció misterioso, extrangero quizá o del norte del país. Me contó que vivía cerca de ahí y que estaba solo, que podíamos ir a su apartamento y hacr muchas cosas. Algo dentro de mi me puso en estado de alerta, aquello era muy fácil, demasiado fácil. Un culo así de sencillo no era una buena señal.
 
Él insistió en saber a que hora salía de clases, a que hora entraba, si estaba disponible en ese momento para ir a su apartamento.  Me dió miedo, mucho miedo. A pesar de ser más pequeño que yo y de ver que podría fácilmente someterlo en caso de ser necesario, alguna vibración extraña emitió el tipo aquel y no me arriesgué.
 
Será que me pongo viejo o que recuerdo a una amiga que me dice que que cuando alguien emite vibraciones tan fuertes y uno las siente como negativas es mejor decir aquí corrió que aquí murió.
 
Un culo fácil no es garantía de sexo seguro, por el contrario.