marzo 01, 2010

Dejémonos de VARAS

Es que además de malas pasadas, que se aprovechen de uno, que lo dejen plantado y todas las malas cosas que le puede hacer un hombre a uno, pues no hay que negar que muchos nos dejan recuerdos bonitos, nos llevan de la mano (o los llevamos de las mano) hacia experiencias que antes no habíamos tenido.

Y es que a pesar de que hayan sido cabrones o muy buenos, todos, toditos ellos nos dejaron algo, una enseñanza, un algo que por nosotros mismos no hubieramos visto. Así que hago un homenaje a todos esos hijueputas que me hicieron la vida de cuadritos y a veces la llenaron de luz... pues al César lo que es del César.

Aquí va la lista de cosas buenas... no las pongo en orden pues por ahí se percatan de quienes son y luego andan pidiendo agradecimientos mayúsculos que no estoy dispuesto a dar.


  1. Aprendí a cocinar.

  2. Aprendí a tallar esculturas.

  3. Mejoré mi técnica de pintura.

  4. Mejoré mis pasos de baile.

  5. Conocí que en la vida uno no puede ni debe perseguir a nadie.

  6. Conocí las bellas playas de Manuel Antonio.

  7. Conocí algunos lugares de los Estados Unidos.

  8. Me di la libertad de no pensar en el que dirán.

  9. Llené y vacié las paredes de mi habitación de canciones de amor.

  10. Conocí el sexo de pareja, el suavecito y con gusto.

  11. Me independicé de mis padres.

  12. Organicé mi vida sin depender de nadie.

  13. Pude enseñarle a otro hombre que es lo que me complace en la cama.

  14. Vi maravillosos cuerpos desnudos.

  15. Supe que el sexo no es un tabú, si no la maravillosa liberación del ser.

  16. Aprendí que contar hasta diez muchas veces no sirve de nada y que hay que mandar las cosas a la mierda a la primera.

  17. A dar segundas, terceras, cuartas aportunidades a la vida y a mi mismo.

  18. Que después del amor siempre  hay vida.

  19. Que no es tan malo terminar, la liberación es infinita.

  20. Que es bonito estar acompañado, pero que estar solito es muy bonito también.

  21. Que somos dos y seremos dos siempre, no podemos perdernos en el cuento de ser uno solo.

  22. A empezar de cero, una y otra y otra vez.

  23. A confiar en mi, siempre.
Y lo dejo ahí pues se me alargó la lista...

Pero ustedes le pueden agregar.... vamos, anímense.


6 comentarios:

alex dijo...

Bueno, no está nada mal aprender de los errores y de la gente que nos han hecho daño alguna vez, es dificil, pero si que deberíamos intentarlo.

Un beso cielo

Manué dijo...

joder! sí que aprendiste, yo de los hombres con derecho a roce, sólo he aprendido a chingar, y poco más. jeje

Saludos!

Greencha dijo...

me encanto tu entrada..un gusto llegar aca por primera ves y leer esto..
creo que apesar de las cosas malas que tambien te pueden a ver dejado, esta lista es tan hermosa que pesa mucho mas..no??

Un (Tipo) Cualquiera dijo...

Hola Greencha:

Bienvenid@ a mi blog... se aceptan todos los comentarios.

Es cierto la lista es tan llenadora que pesa muchísimo más que cualquier otra cosa que los susodichos hayan dejado.

Un saludillo y desde ya estas cordialemnte invitad@ a pasar cuando quieras.

:: m :: dijo...

nadie nos quita lo bailado.. lo bieeen y deliciooosamente vailado.. jejeje.. gracias por recordarnos que toda ceniza es la evidencia de un fuego!!!

M

Un (Tipo) Cualquiera dijo...

::m::
Hola ::m:: bienbenid@.
Tenés razón, lo bailado nadie me loquita...

Me gusto esa variante del famoso y conocido refran.

Besos.