noviembre 21, 2011

La niña que va al Gimnasio

Ya lo había visto varias veces por la calle, él caminaba todas las mañanas al gimansio mientras yo trotaba por las calles en mi rutina diaria.

Me gusta- me dije un día- lástima que sea tan femenino.

Pasaron los días y aúnque yo hacía lo imposible para que me notara, siempre el niño caminaba con la frente muy en alto y sin mirar a ningún lado, muy recatada cual señorita.

Cierto día cansado ante su indiferencia, al verlo acercarse crucé la calle y cuando pasé a su lado le dijo al oído, Hola rico!!!.

El hombrecito que vive dentro de él suspiró profundo y caminó apretando las nalgas.

Ya caerá.

3 comentarios:

Gris dijo...

Wow!!! digamos que nunca me he atrevido a decirle algo asi a un hombre desconocido por la calle..jejeje.. tal vez debería intentarlo.. jejeje

Damian dijo...

jajaja pues deberia caer, hay q echarle ganas jajaja

Un (Tipo) Cualquiera dijo...

Hoooooooola Gris.
Ponele ganas, uno no sabe si están deseando el primer contacto.

Un abrazotototote.


Hola Dami, todos caen. Hasta los más duros.