octubre 05, 2009

Pérdidas artísticas...

Este año ha traído para mí dos pérdidas inmensas en el mundo artístico... Antier falleció la Negra, una de las mejores voces de la historia de América Latina, una mujer Tucumana y luchadora. Al frente por los derechos de los de abajo, una voz que siempre supo cómo cantar las penas de todos aquellos que estaba sometidos.


Desde este paisitico yo saludo a la GRANDE Mercedes Sosa.



Tuve la oportunidad de escucharla es su última visita a Costa Rica en marzo de 2008 y la verdad su voz es incomparable, potente y generosa, no se guardo nada para ella nos deleitó durante casi dos horas con su increíble don. Gracias Mercedes.


Y mi otra gran perdida fue (adivinaron NO es Michael Jackson), uno de los grandes de la poesía latino americana, grande de las letras y bueno para hacerme llorar con su Tregua. Exacto Mario Benedetti... único e irrepetible, desde sus haikus hasta sus prosas llenas de verdad me cautivó desde que yo tenía 18 años y conocí su poesía en "El lado Oscuro del Corazón".


Mario Benedetti me enseñó que la vida puede darnos oportunidades y segundas oportunidades que si no aprovechamos seremos simples observadores en nuestras vidas. Es difícil no caer rendido ante su creatividad y menos cuando al cerrar los ojos los rostros de vos (de cada uno de nuestros vos) están ahí mirándonos fijamente.

Rostro de vos


Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias
y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón.
Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabor.
Sin temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos.
Estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna
maldición.
Mis huéspedes concurren
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos.
Pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan su hambre
miran y miran
y apagan mi jornada.
Las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada.
Ya mi rostro de vos
cierra los ojos
y es una soledad
tan desolada.

1 comentario:

Néstor dijo...

Un pérdida muy grande para latinoámerica y para la música popular.

Yo tamb fui a ese concierto el año pasado. Y estuvo genial..