abril 07, 2010

Y yo que pensaba que jamás me sucedería

Blblladkfjjoasldfaperghegnjefnvldkjhfghepguihejvnsdjvnlhpdijcañvjhneuqeg... sí eso fue exactamente lo que pensé cuando sacando cuentas percibí que hace muchos meses no me sale ni el hijo de la llorona...

Pues bien no es que uno sea una escultura clásica o un monumento a la belleza masculina, pero de que tengo lo mío lo tengo... y es que estaba acostumbrado a que los maes me llovieran... claro como me veían pequeñito, delgado y con elegancia muchos de diferentes edades y condiciones se me acercaban.

Desde hace rato le tengo echado el ojo a un moreno que tiene su oficina cerca de donde trabajo... él que siempre anda muy arreglado, con su ropa limpia y el pelo recortadito me ha visto un par de veces, sostiene la mirada y me sonrie. El punto es que con esa semi-química hemos jugado durante más de un mes.

Hoy por la mañana estaba ya en el autobús para la oficina y lo veo acercarse a hacer la fila... yo que ya estaba dentro del bús tomé un asiento de dos personas y me senté en el pasillo... guardando campo para el moreno (arrastrado dirán pero me ha funcionado) él notó la maniobra y en cuanto subió al trasnporte buscó el asiento libre junto a mí (yo muy ágilemente me había corrido al asiento de la ventanilla para que él se sentara a mi lado)  para mi sorpresa en un movimiento veloz pasó a  mi lado, se devolvió, hizo el gesto de sentarse junto a mi, se devolvió de nuevo y se fue a sentar tres lugares más atrás... no me quedo más que sacar mi libro.

He quedado mal cogido por el cambio de idea del moreno... será hasta otro día pues no siempre nos vemos en el autobús.

2 comentarios:

alex dijo...

Vaya,,, eso si que es una jodienda. jejej

Un beso cielo

Un (Tipo) Cualquiera dijo...

Jodienda era lo que yo queria hacer.... que mal me pongo cuando no salen las cosas.

Saludillos.